La revolución de los baldes

¿Clases sin asignaturas y a los gritos?