Se busca basura

Oslo, la ciudad donde los desperdicios se convierten en energía y la basura no alcanza. Entérate de qué se trata…

No es el auto de Volver al Futuro, pero en algo se parece. Es Oslo, la capital de Noruega, donde se utiliza la basura de todos para generar energía eléctrica y calefacción.

Una planta especial se encarga de incinerar a 850°C los desperdicios no reciclables de la sociedad. Con este calor, se hierve agua que es conducida por unos ductos hacia los hogares para sus sistemas de calefacción, y a su vez, ese vapor del hervor, activa una turbina que produce electricidad.

El sistema funciona metódicamente y tiene un solo problema: la basura producida por los oslenses no alcanza para hacerlo funcionar. Por tal razón, y a diferencia de la mayoría de los países del mundo que no saben cómo manejar el problema de la basura, Noruega la importa desde el año 2009.

Pero no se acaba acá. No es solo una máquina incineradora y una vaporera lo que permite que los oslenses obtengan electricidad y calor de la basura. Hay una conducta individual de los ciudadanos, en relación a un interés común, social, que empieza puertas adentro de sus casas, separando la basura. La acción ciudadana termina impactando en la comunidad.

Si te interesó, continúa leyendo Oslo, la limpia

Comentarios