Heladeras comunitarias: si lo necesitás, tomalo

Conocé el caso de las heladeras comunitarias de Nueva York durante la pandemia

La crisis económica derivada de la pandemia por el COVID-19 dejó a muchas personas sin trabajo en todo el mundo, y por consiguiente, en la difícil tarea de procurarse los alimentos. En este marco, en un barrio de la ciudad de ciudad de Nueva York comenzaron a aparecer las heladeras comunitarias.

Las heladeras comunitarias son refrigeradores donados por algún particular o comercio, ubicadas en zonas de locales gastronómicos, donde los vecinos se organizan para dejar alimentos para aquellos que circunstancialmente los necesiten. La actividad comunitaria demanda de una organización para el abastecimiento con alimentos, el cuidado de las heladeras y la convocatoria de otras personas y comercios de alimentos. Ya hay 200 voluntarios unidos al movimiento, más de 20 heladeras en toda la ciudad y algunas nuevas que se han abierto en otros puntos del país, como Los Ángeles y Chicago.

Además, en algunos casos, junto a las heladeras se desarrollan actividades paralelas, principalmente de tipo artístico, para que prolifere la comunidad. Incluso se han instalado bancos y mesas en algunos puntos para que las personas, ya sean usuarios, voluntarios o donantes, se sienten a compartir.

¿Creés que en tu comunidad funcionaría algo así?